El Predicador y Su Cabeza


 VALENTIAA lo largo de la Biblia leemos como Dios usó a los hombres para revelar Su voluntad (Comp. Heb. 1:1; 2 Ped. 1:20-21).  Ha habido numerosos nombres así usados por Dios desde Noé hasta el apóstol Juan (2 Ped. 2:5; Apoc. 1:1.  Una distancia de aproximadamente 2600 años).  Uno de tales hombresfue Juan el Bautista.  El trabajo de Juan fue ambos, inmediato y prospectivo o preparatorio (Mat. 3:1-12).  La fidelidad de Juan para con Dios y la calidad espiritual pueden ser vistas en su conducta delante de Herodes y Herodías, “Porque Herodes había prendido a Juan, y le había metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; porque Juan le decía:  No te es lícito tenerla.  Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta” (Mat. 14:3-5).  Juan, sin miedo y de una manera aplicable

 le predicó la verdad a Herodes y a Herodías.  Juan les informó que no tenían lícito derecho el uno para con el otro (Compare el “lícito” de Mat. 14:4 con Lev. 18:16-20).  No únicamente Juan les dijo su condición pecaminosa, repetidamente les dijo de su estado ilegal (Lucas 3:19.  Elegchomenos (“reprendido”) está en tiempo presente; en consecuencia se expresa que es una acción repetida.  (El total de la información gramática es:  caso nominativo; singular en número; masculino en causa; participio, tiempo presente; y pasivo en voz, The Analytical Greek Lexicon, pág. 131).  Herodes y Herodías evidentemente reaccionaron de manera diferente al sermón de Juan.  Herodes sabía que Juan era un hombre justo y parece haber tenido emociones combinadas en el asesinato de Juan (Marc. 6:17-20; Mat. 14:9).  Herodías, sin embargo, era vengativa y estaba determinada a ver a Juan destruido (Marc. 6:19-20).  Finalmente, que lástima, Herodías logró su propósito: Juan fue decapitado (Mat. 14:6-12).  Una lección para ser aprendida en el ejemplo de Herodes y Herodías es que la maldad es siempre más perseverante que la “justicia.”  Esto puede ser también observado en muchas iglesias locales de hoy día; la maldad pone afuera a la “justicia” y la “justicia” cede.   Los hombres inspirados han tenido un plan, aplicable al mensaje a proclamar (Diferentes circunstancias han determinado la necesidad y el grado de la severidad del mensaje.  Compare el trabajo y el estilo de Isaías con Amós).  Dios continúa usando hombres para declarar Su verdad ahora revelada (1 Cor. 1:18-21; 2 Tim. 4:1-5).  Pero los predicadores tienen la elección de proclamar fielmente la verdad o inclinarse hasta el dedo del pie a través de los tulíperos.

   ¿Cómo puede el predicador perder su cabeza hoy día?  Los predicadores hoy día pueden perder su cabeza (al menos figurativamente) exactamente como Juan lo hizo:  ¡por medio de la predicación aplicable a la verdad!  Uno puede perder la cabeza por predicar sobre el divorcio y las segundas nupcias (Mat. 5:32; 19:9), el vestido modesto e inmoral (1 Tim. 2:9), la ofrenda (1 Cor. 16:1-2; 2 Cor. 8 y 9), sobre la autoridad y papel de la mujer (1 Cor. 11:3), sobre la una iglesia (Efe. 4:4; 1:22-23), sobre la maldición y el pecado de la lengua (Efe. 4:19), y podríamos continuar mencionando más.

   Algunos de los predicadores no están teniendo dificultades tales como las que Juan tuvo porque no están declarando todo el consejo (Hch. 20:27).  Sobre tal ocasión, uno debe escoger entre la popularidad y la aprobación de Dios (Gál. 1:10).  Algunos de los predicadores populares, a quienes todo el mundo quiere, simplemente no son fieles a Dios.  Juan pudo haber sido popular con Herodes y Herodías.  Si Juan hubiera fanfarroneado sobre Herodes y Herodías, ciertamente no habría perdido su cabeza.  Si Juan hubiera predicado inaplicablemente a Herodes y Herodías, no habría sufrido la pérdida de su vida.  Juan apropiadamente predicó la verdad; por lo que lo mataron.

   Las actitudes de la gente hacen la diferencia.  Consistentemente, la predicación inspirada fue designada para reunir las necesidades y señalar los pecados de la gente a quienes se les estaba predicando (Hch. 2:14-41; 3:12; 4:4; cap. 7).  Sin embargo, hubo siempre muy diferentes resultados que se experimentaron.  ¿Qué hizo que el oyente respondiera tan diferentemente a la palabra predicada?  ¿Fue la diferencia en los estilos de los predicadores (explicación moderna)?  No.  La causa para las diferentes respuestas fueron las diferentes actitudes que los oyentes poseen.  Cuando alguno tenía su pecado señalado, estaban interesados y obedecían a la verdad (buenas actitudes) (Hch. 2:14-21).  Cuando otro escuchaba la verdad y tenía sus pecados expuestos, buscaban destruir a aquel que les dijo la verdad (actitud mala) (Hechos 7).

   Los verdaderos perdedores.  Juan el Bautista no fue el perdedor, Herodes y Herodías fueron los verdaderos perdedores.  Juan perdió su cabeza, pero Herodes y Herodías experimentaron el castigo eterno.  Jesús dijo, “El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió” (Luc. 10:16).  Similarmente, Pablo declaró, “Así que, el que desecha esto, no desecha al hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo” (1 Tesal. 4:8).  Cuando la gente rechaza al hombre porque estaba hablando la verdad, ellos ciertamente están siendo rechazados por Dios.  En consecuencia, las personas son los verdaderos perdedores.

   ¿Cómo mantener la buena doctrina hoy día?  Actualmente tenemos hombres que hábilmente declaran la necesidad de la verdad sin temor o conveniencia.  Aman a Dios, a las almas de los hombres, y a su propia alma.  Francamente, también actualmente tenemos algunos que pueden y predicarán lo que la gente quiere.  Nunca perderán su cabeza porque nunca pegarán su cuello por causa de la verdad (2 Tim. 4:1-5).  Hay iglesias que no han escuchado la verdad sobre un número de temas vitales tales como el divorcio y las segundas nupcias en años.  ¿Por qué?  Porque el predicador local está temeroso de que alguien zozobre si él predica un tema tan controversial.  Las iglesias no deben tolerar a predicadores infieles y deben insistir en que el evangelio sea predicado en su totalidad.

   Cuando los extraños y miembros se enfadan con el predicador porque ha predicado la verdad, las iglesias deben sostener al predicador (la verdad).  Tales argucias como “el predicador no ha enseñado error, pero la forma en que enseña la verdad nos tiene trastornados” ¡no deben ser toleradas!

   En conclusión, debemos tener la sana predicación si estamos para tener el Cristianismo del Nuevo Testamento.  Necesitamos cesar en presentar los modelos de los predicadores modernos y retornar a la emulación de los predicadores de quienes podemos leer en la Biblia.  Predicadores fieles, sin embargo, debemos estar preparados para sufrir por causa de la verdad (2 Tim. 2:1-4).  Necesariamente, el dedicado proclamador de la verdad debe estar deseando perder su cabeza por la verdad del evangelio.

 

(Gospel Anchor, Vol. 13, Núm. 6, pág. 174, Don Martin).
Anuncios

Un comentario en “El Predicador y Su Cabeza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s