ÉL BUEN SAMARITANO – LUCAS 10:30-37


INTRODUCCIÓN:

  1. Aquí veremos la buena acción del “buen samaritano”, que Jesús contó cuando un interprete de la ley le dijo “Maestro ¿que haré para heredar la vida eterna?. V.25.
  2. Jesús le contesta ¿Qué lees en ella?. V.26. Él respondió “Amaras a tu Dios, con todo tu corazón, tu alma, fuerzas, mente, y a tu prójimo como a ti mismo”. V.27.
  3. Jesús le dijo. “Has respondido bien, has esto y vivirás”. V.28.
  4. Pero él queriendo justificarse a sí mismo, queriendo aparecer como un hombre justo, y que por lo tanto estaba en el camino recto hacia el reino de Dios dijo: ¿Y quien es mi prójimo?. V.29. Suponiendo que nuestro Señor Jesucristo contestaría en seguida “todo Judío ha de ser considerado como tal y solamente los Judíos”. Y como él creía que nunca había sido deficiente en su conducta hacia ninguna persona de su nación, pensaba que había cumplido ampliamente la ley. Pero nuestro Señor muestra aquí que los actos de bondad que uno está obligado a realizar con su hermano cuando esta en dificultad, debe realizarlos con cualquier persona, de cualquier nacionalidad, religión o raza, que se encuentre en necesidad. Como la palabra misma significa “Alguien que esta PRÓXIMO” esta misma circunstancia hace que toda persona que conocemos sea nuestro prójimo y si esta en dificultades, es objeto de nuestra consideración más compasiva.
  5. Ya que los Judíos hilaban muy fino en esta cuestión, y excluían de la condición de prójimo a los gentiles y especialmente a los samaritanos. Así que había este vacío legal para justificarse, un prójimo es uno que mora cerca de otro. Y es así que Jesús va a contestar la pregunta, con el relato del buen samaritano.
  6. Veremos este relato para sacar algunas lecciones, y que las podamos poner en practicas.

I. RESPONDIENDO JESÚS. LUCAS 10:30-37.

  1. El significado del término es más bien que Jesús recogió el reto, él fariseo le lanzo un reto y Jesús lo recogió en su propio terreno, en otras palabra lo acepto.
    1. “Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó “. V.30. Dice que este callo en manos de ladrones quienes lo dejaron medio muerto.
  2. “Por casualidad”. V.31. “Coincidencia, circunstancia”. Cuando él pobre Judío estaba medio muerto debido a las heridas que había recibido, Acertó a pasar por el lugar un Sacerdote.
    1. Los sacerdotes viajan constantemente por este camino, ya que se dice que como “Doce mil” residían en Jericó.
    2. También se menciona a un Levita. V.32. Jesús menciona a estas dos personas, ya que por su naturaleza de sus ocupaciones o oficio y estaban más obligadas a realizar actos de misericordia, y de las cuales una persona en dificultades tenia derechos a esperar inmediato socorro y consuelo, pero su inhumana conducta en este caso era una flagrante violación de la ley de Dios. Deuteronomio 22:1-4.
    3. Dice el texto que ambos al verlo, se pasaron al otro lado, ninguno de los dos quiso ayudarlo.
  3. ¿Cuantos de nosotros lamentablemente tenemos esta misma actitud?, vemos a alguien con dificultades y no le ayudamos:
    1. Como cuando algún hermano esta enfermo.
    2. Con hambre. “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarlo? Y si un hermano o una hermana están desnudos y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: «Id en paz, calentaos y saciaos», pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Santiago 2:14-16; “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 1 Juan 3:17.
    3. Aun con nuestros vecinos y enemigos, debemos de ayudarles. “Así que, si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber, pues haciendo esto, harás que le arda la cara de vergüenza”. Romanos 12:20; “no digas a tu prójimo: “Vete, vuelve de nuevo, mañana te daré”, cuando tengas contigo qué darle”. Proverbios 3:28. Dios espera mucho de nosotros, no le defraudemos.
    4. O cuando alguien esta tirado en la calle, con alguna herida, o algún anciano que va a cruzar la calle y no le ayudamos.
  4. “También paso un samaritano”. Lucas 10:33. Se menciona solo para indicar que era una persona de quien un Judío no tenía derecho a esperar ninguna ayuda o socorro, debido a la enemistad que subsistía entre las dos naciones. Juan.4:9. “No había trato entre ellos”. Este samaritano vino cerca de él, no lo esquivo ni paso de largo, sino que tuvo compasión de él.
  5. Este samaritano hizo lo que no se esperaba de él. V.34-35.
    1. Vendo sus heridas.
    2. Derramo aceite y vino sobre las heridas- El aceite y el vino eran remedios caseros hasta para las heridas, el aceite como suavizante, y el vino como alcohol. Para detener la infección.
    3. Lo monto en su burro. Cabalgadura.
    4. Lo llevo al mesón- El mesón era un lugar público para recibir a todos los viajeros, como un hospedaje.
    5. Lo cuido y aun cuando él se fue, le dejo dos denario, el equivalente a dos días de trabajos.
    6. Él samaritano invirtió:
      1. Tiempo- en cuidarlo.
      2. Trabajo- en vendar sus heridas, y echarle aceite y vino.
      3. Dinero- en pagar todos los gastos de él.
  6. ¿Cuantos de nosotros somos como este buen samaritano?. En ayudar a nuestro prójimo, sea quien sea, muchas veces somos insensibles hacia nuestro prójimo.
  7. Ahora Jesús le pregunta al fariseo. ¿Quién fue el prójimo? O ¿Cual cumplió el deber que un prójimo tiene para con el otro?. Lucas 10:36.
  8. Él fariseo tenia que contestar y dio la respuesta correcta. “El que uso de misericordia”. Lucas 10:37. Pero vemos el prejuicio de este fariseo. No quiso mencionar al samaritano, sino “ÉL”. Pero su conciencia le obligo a reconocer que este había sido la única persona justa de las tres.
    1. “Ve y has tú lo mismo”- Sé tan humano y misericordioso como lo fue este samaritano, aun con tú enemigo en desgracia.
    2. Esta historia del buen samaritano si fuera comprendida y practicada, se eliminarían los prejuicios raciales, los odios nacionales, y hasta posiblemente las guerras.
    3. Pongamos en practica la buena actitud de este samaritano.

CONCLUSIÓN:

  1. Vimos en este relato que un interprete quiso poner a prueba a Jesús.
  2. Este fariseo quería justificarse al preguntar ¿Quien es mi prójimo?.
  3. Jesús para enseñarle quien era su prójimo le relato una historia la del buen samaritano.
  4. Este buen samaritano invirtió:
    1. Tiempo.
    2. Trabajo.
    3. Dinero.
  5. Preguntémonos ¿qué estamos haciendo nosotros?. Imitemos a este buen samaritano, usemos de compasión hacia nuestro prójimo cuando este en dificultades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s